martes, 15 de mayo de 2007

Didalco, tú nunca transitas por la Autopista Regional del Centro.


Didalco, en estos días estuve hablando bien de ti por varias cosas, una de ellas por ese magnífico Hospital del Mar. ! Te botaste! ! Jonrón con las bases llenas !. Pero, ! qué vaina !, ustedes los políticos son amargos.

Rolitranco de cagada esa con los peajes de Tapatapa, Palo Negro y La Encrucijada. A toda hora hasta los teque teques porque son pequeñitos para la cantidad de automovilistas que circulan por ellos. Tú no has aprendido todavía que este estado que gobiernas desde hace años es uno de los de más alto nivel de circulación de vehículos, coño pana, tienes ciudades industriales, aumento de la población, turismo y estás en el mero corazón de Venezuela. El de La Encrucijada es el peaje más arrecho que tiene Venezuela. Por allí se circula para Caracas, para Valencia, valles del Tuy, Sur de Aragua, los llanos y Guayana hasta Brasil. Tú sabes eso ?

Has visto las gandolas que circulan por allí, la cantidad de vehículos guiados por locos del volante, irresponsables, abusadores, ! fíjate que han hecho hasta una carretera de tierra paralela a los canales de la autopista ! ! y por el centro de la misma !

Sabes cuántas casillas de pago de peaje tiene La Encrucijada para ese super montón de vehículos: ! Cuatro, cuatro, cuatro, no joda!

Y tú sabes para qué coño se pagan los peajes ?. sabes o no sabes ?. Sabes lo que es una tasa ?. Bueno, esa verga se paga para que la gente tenga derecho a circular cómodamente y sin contratiempos por una autopista. Y tú sabes cuánto se puede tardar uno hoy día desde el peaje de Palo negro hasta el de La Encrucijada: ! Una hora, hora y media hermano, por diez kilómetros, que serían cinco minutos.

El Gobernador de Miranda, que tampoco ha hecho nada por solucionar el problema del peaje de Tazón, al menos tuvo la ocurrencia de no cobrar el peaje en las horas de mayor congestión. Una decisión tercermundista pero al menos algo. Tú ni eso. O sea, que obligas a apurruñar en un trechito de 200 metros que hay de la autopista hasta las taquillas del peaje de La Encrucijada, a centenares y centenares de vehículos y, por supuesto, la cola se hace en el trecho de la autopista. ! Qué bolas tienes tú !. En un país donde las cosas funcionen ya te habrían protestado hasta poncharte.

Didalco, date un paseíto por ahi cualquier día de estos y ten consideración con la gente que por allí circula, lo que se pierde en horas de trabajo, en consumo inútil de gasolina, en que todo el mundo quede mal en su trabajo, en sus compromisos o en lo que sea.

Hasta cuándo tanta indolencia, indiferencia, amigo ?. Vicente Amengual.

1 comentario:

Jeanfreddy dijo...

Totalmente de acuerdo, siempre agarro esa vía para ir a mi trabajo y es una pesadilla el trechito de los 200 metros. Didalco, que yo lo apoyo tanto, me ha hecho morderme la lengua a diario también.