martes, 17 de julio de 2007

Homicidio intencional en accidente de tránsito.

Hace unos cuantos años oí hablar por vez primera de la aplicación del criterio del "dolo eventual" en materia de accidentes de tránsito. Se trató de un juez penal amigo, quien pensaba en la posibilidad de aplicarlo para decidir un caso de esos monstruos de velocidad que circulan en la autopistas y que cuando consiguen que los dos canales están ocupados, se lanzan por el hombrillo a pasar los vehículos. Allí el riesgo aumenta, no solo porque siempre hay personas accidentadas o vendedores de algo que muchas no se ven tan fácil ( se trataba de un caso de los vendedores de mango que hay entre Maracay y La Encrucijada), sino porque además en el hombrillo siempre hay vidrios, botellas, tornillos, piedras o partes de vehículos que pueden desencadenar un accidente.
No sé en que quedó aquello, pero de seguro que no lo hizo , pues obviamente ello habría generado una amplia reseña periodística.
Hoy viene a colación porque se ha aplicado dicho criterio en el caso de la muerte del atleta Vidal, condenándose a 15 años de prisión al causante de la misma, un ciudadano de apellido Detto.
El criterio en referencia es más o menos el siguiente: Si bien es cierto que la persona no tiene propiamente la voluntad de causar lesiones o la muerte a otra u otras personas cuando se desplaza a altísima velocidad, no lo es menos que él debe tener el sentido lógico que su acción lo puede producir por el alto riesgo que su acción contiene. Quien cruza las calles o avenidas a alta velocidad debe pensar que el riesgo de arrollar a un peatón o chocar otro vehículo es evidente, puesto que es altamente probable que se de esa presencia, que la visibilidad es menor puesto que no habrá una panorámica del sitio, etc. En tal caso se presume que el causante del accidente debe tener conciencia de la gran posibilidad de producir un daño fatal y que no obstante ello continuó con la ejecución de una acción que se puede calificar de dolosa.
Aplicarla en el caso del atleta Vidal debe ser un precedente para que ello influya en esa locura de tantas personas que conducen en las ciudades y en las autopistas y avenidas.
El tramo de la autopista regional del Centro que va desde Tazón hasta Valencia es el preferido de los locos del volante, pues tiene bastantes rectas y está en muy buen estado. Allí prueban lo que creen que es su habilidad de conducir sin límites y de pasar vehículos en serie por cualquier canal y a cualquier hora. A veces pasa una hilera de monstruos, pegados unos de otros, por el canal izquierdo y otra hilera al mismo tiempo por el hombrillo (para pasar a los que van en el centro), todos ellos con el afán de llegar primero a una meta tácita que se han elaborado.
La carretera y en partes autopista que va desde El Palito hasta Coro, dada la enorme mejoría que ha tenido en los últimos años, podría convertirse en otra ma la experiencia si no se controla a los locos del volante, dado que en ella circulan muchos vehículos pesados, no hay vigilancia y lo que es peor, prácticamente todo ese tramo está expuesto a muchas entradas y salidas de vehículos, por el acceso a las ciudades, playas, balnearios, casas, restaurantes, comercio, etc.
Ojalá este fallo sea ejemplar para que se elimine o reduzca considerablemente esta situación de desamparo para la mayoría de los ciudadanos que conducen vehículos por todo el país.

3 comentarios:

Brisa dijo...

Hola,
Cuanta razón tienes en tu post. La ARC y la Morón- Coro a mi modo de ver son las vías preferidas para los que se creen inmortales con el fin de llevar a cabo sus acrobacias donde desafían todo tipo de sentido común y de convivencia.
Ojalá esta sentencia sirva como un gran precedente para frenar los accidentes que similares al de Rafael Vidal se leen a diario en la prensa nacional.
Un saludo afectuoso

JuliaCaesaris dijo...

Hola:

No imaginas la felicidad que me ha dado esa sentencia. Hace dos años sufrí un accidente de tránsito en el que murío mi chofer. Yo quedé en muy mal estado, con edema cerebral y una herida de 63 puntos en la frente, además de otras lesiones de consideración.

Lamentablemente no me ocupé de seguir la vía legal, pues no tuve la orientación necesaria. Hoy estudio Derecho (como segunda carrera). La mejor noticia de la semana sin duda, porque es necesario quitar del saber popular esa conseja de "nadie paga muerto en carretera"

Vision Mich dijo...

Hola, este articulo está excelente porque tiene termino legales, está el comentario de un Juez, hace falta tanta orientación legal en casos de accidentes viales. Si me permite lo publicaré en mi blog.